Un millón de niños meditan en Tailandia

Anualmente en Tailandia se celebra un evento mágico y estimulante donde la fe mueve montañas y la unión hace la fuerza. La meditación de un ser produce un gran efecto energético. ¿Qué  podría producir la meditación en un millón de individuos?

En Tailandia un millón de niños procedentes de distintas escuelas de meditación y otros países, se unieron para meditar en el templo Wat Phra Dhammakaya, cerca de Bangkok. El objetivo de esta iniciativa es que los niños llamados “estrellas virtuosas” se reúnan y compartan sus experiencias en torno a hacer el bien en sus respectivos hogares con la fe de que esa frecuencia de paz y amor se extienda. Desde 2008 La meditación dura un día y se lleva a cabo una vez al año.

Se dice que a través de la meditación curamos la mente y el cuerpo bloqueando el ego, despiertamos la fuerza vital que fluye de nuestro interior y crea una energía capaz de cambiar nuestro entorno y modificar nuestros comportamientos.
Los científicos consideran que la meditación aumenta la energía electromagnética generada por el cuerpo humano para que funcione mejor y como todo está compuesto de energía electromagnética, un evento de meditación en masa como éste libera muchas vibraciones positivas. Gracias a los pensamientos positivos de los niños lo que está claro es que enseñarles a desear el bien y a trabajar en equipo desde temprana edad puede hacer de ellos adultos con valores y principios.  Ya se sabe que los cambios más grandes comienzan dentro de uno mismo.

.