Inició un inédito Ramadán en medio de la crisis sanitaria

Los musulmanes de Oriente Medio comenzaron este viernes el Ramadán menos social y festivo debido a las prohibiciones impuestas para contener el COVID-19, que ha forzado el cierre de las mezquitas y anulado el tradicional rezo nocturno, incluso en las ciudades sagradas de La Meca y Medina.

El rey Salman bin Abdulaziz ha dado el visto bueno para que en la Gran Mezquita de La Meca y la del Profeta en Medina tenga lugar el tarawih pero más breve y sin la presencia de fieles, que podrán seguir el ritual desde sus hogares guiados por el imán en la distancia.

“Los musulmanes y árabes de Jerusalén estamos desanimados” por la situación, es lo más escuchado entre los fieles no puedan ir a rezar a las mezquitas. Varios países de Oriente Medio han impuesto toques de queda nocturnos.