Fracaso en cumbre de Trump y Kim Jong-un

La cumbre entre Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, centrada en la desnuclearización, terminó abruptamente este jueves en Hanói sin llegar a un acuerdo. “A veces hay que irse y esta es una de esas veces”, declaró el presidente de EE. UU., porque el líder norcoreano quería que levantaran todas las sanciones.

El objetivo de la cumbre era concretar los resultados de su primera reunión histórica de junio en Singapur, pero Kim y Trump no lograron acordar la declaración conjunta inicialmente prevista. “Básicamente ellos querían el levantamiento de todas las sanciones y nosotros no podíamos hacerlo”, declaró a la prensa un Trump.

El presidente estadounidense insistió, sin embargo, en que era “optimista de que los avances” logrados antes y durante la cumbre les dejaban “en posición de obtener un muy buen resultado” en el futuro. “Prefiero hacerlo bien que hacerlo rápido”. Trump dijo que Kim prometió no reanudar las pruebas de misiles balísticos o nucleares, pero precisó que por ahora no está prevista una tercera cumbre con el líder norcoreano, a pesar de la “cordialidad” que según él, existe entre ambos.