El transporte publico en Roma se paga con reciclaje

En Roma existe un gran método de reciclaje que se está expandiendo cada vez más hacia otros sectores de nuestro planeta. Las botellas de plástico son utilizadas como moneda de intercambio para viajar en metro con el objetivo de ayudar a dar solución a los problemas que causa este material en nuestro medio ambiente.

El programa es llamado Cuanto más reciclas, más viajas,  mediante el cual con el uso de una aplicación llamada MyCicero, los usuarios escanean un código de barras personal en la máquina de reciclaje especial para insertar las botellas de plástico vacías y posteriormente adquirir online sus boletos de metro. Los resultados han sido favorables, se pueden ver largas filas de usuarios para entregar botellas vacías.
En la ciudad de Roma, un boleto general tiene un precio de 1,50 euros, por lo cual solo se necesita de 30 botellas para un recorrido básico de 100 minutos. Esta es una cantidad conservadora si tomamos en cuenta que cada minuto se adquieren alrededor del mundo aproximadamente un millón de botellas de plástico.

Roma es la primera ciudad en Europa que creó esta medida, con lo cual pretende no solo  implementar una solución ecológica sino que también puede servir como aliciente económico a los usuarios del sistema público de transporte.